La profe ideal

Volví a las aulas de clase.  Volví a ponerme mi vestido de profe, a llevar mis apuntes y mis planillas de notas, a colgarme las gafas,  estudiar, consultar,  investigar y enseñar.  No recuerdo un día de mi existencia en la que no me haya imaginado ser lo que soy ahora y me gusta, pero igual hay cosas que me cuestionan.

Todas las noches antes de dormir pienso en mis clases y en mis estudiantes.  Me gusta dar lo mejor de mi, me gusta ir bien preparada y planeo mis clases con antelación, pero más que eso, son otras cosas en las que tengo que pensar a diario.  Preparo una lectura que espero que les guste, me imagino un discurso sobre un determinado tema que no sea matemático o físico y redacto una historia.  Quiero motivarlos, quiero orientarlos y me encanta cuando es posible darles a enteder la importancia de las cosas, más que los contenidos de mis áreas, imparto valores.  Me gusta cuando me tiran picos o me dan las gracias porque por fin comprendieron algo que antes les era imposible, adoro sus abrazos que me dan en el transcurso del día y me entristece cuando toca regañarlos. Me es todavía peor cuando me pongo furiosa y antes de pronunciar palabra, sintiendo el calor en mi cuerpo y la boca a punto de estallar en un gran grito de ¡Silencio!, respiro hondo y sigo con mi tema. Pero, ¿qué se puede hacer ante un grupo de jovencitos que no te escuchan?.  Menos mal mis chicos no son altaneros, son responsables con las tareas, no objetan los trabajos y es muy rico estar allí, con ellos, en ese frio tan delicioso, con los arbolitos asomándose por mis ventanas, con mis libros y experimentos a punto de enseñar.

Y aunque amo mi trabajo, aunque me gusta levantarme temprano para viajar hora y media hacia el colegio y llegar a ese lugar tan cálido, yo me duermo pensando en quiero ser para ellos, la profe ideal.

Anuncios

14 Respuestas a “La profe ideal

  1. No sé si existe la profe ideal, pero sí sé que” el mejor profesor no es el que más sabe, sino el que mejor sabe transmitir aquello que enseña”.
    Y aquel que se preocupa por sus alumnos. Hace un año, en el 25 aniversario de mi promoción del colegio, un antiguo compañero de clase, hoy periodista, pronunció un discurso hablando de nuestros años en el colegio, y mencionó a dos profesores, uno recién fallecido y otro que le había marcado en su vida colegial y laboral, pues le había orientado en ese sentido.
    El caso es que cuando los nombró, un sentimiento de emoción y agradecimiento sobrevoló aquella sala, e incluso algunos nos emocionamos al escuchar sus palabras, porque para todos los que estábamos allí fueron muy importantes. Quizás no eran los mejores, pero si fueron los más importantes.
    Seguro que tú lo serás para muchos de tus alumnos, y con los años llegarán a recordarte como nosotros lo hicimos aquella noche con los nuestros.
    Un beso.

  2. Resulta refrescante escuchar el entusiasmo de un profesor (lo que oigo cotidianamente en una sala de profesores no es para regocijarse) para quien la enseñanza sigue siendo una vocación con algo de “sacerdocio”.
    Los profesores podemos marcar a los alumnos -más aún si son adolescentes- de muchas maneras (incluso insólitas) pero nada nos absuelve de cumplir nuestra primera misión, transmitir el saber y el deseo de saber. Esa es la mejor manera de garantizar una marca indeleble en la gran mayoría. Y al leerte estoy seguro de vas a quedar en la memoria de muchos, y mucho más allá de la sola área científica.
    Un saludo

  3. Viento de Luna

    La profa ideal enseña tanto en las clases como con su ejemplo de vida. Es una profa excepcional a la hora de impartir conocimiento académico y también a la hora de sugerir un camino interesante de vida a sus chicos.

    Y si aparte de eso está guapa…uff!! la locura!!!

  4. Marce: graicas por el cometnario. Te recomiendo la nota completa que hicimos: http://opinionsur.org.ar/joven/La-otra-cara-de-la-infidelidad.
    beso!

  5. Quierodormir: Lo que dices es muy cierto, por eso pongo mucho esfuerzo en preparar mis clases y en ingeniarme la forma más divertida o más compresible de hacerme entender. Se que he dejado huellas en algunos, con decirte que todavía aparezco en algunos anuarios.

    Tajalápiz: Me gusta enseñar, a veces preparo mi tema, me ingenio unas actividades, me imagino discursos mentales, agarro mis textos, mis marcadores y digo: “estoy que me enseño”… y estos chicos me sorprenden cada día más con sus preguntas y su deseo de aprender!!!… mezclando eso con la ingeniería, hago de mi vida una maravilla.

    Viento de Luna: Si soy guapa o no, no lo tengo en cuenta a la hora de impartir mis clases, pero se que ellos se fijan desde el color de mis uñas hasta en mis tenis converse. Pero lo que más me gusta es que me ponen mucha atención.

    Magui: Lo había leído desde antes… vuelvo y te repito, me pareció muy interesante. Un abracito.

  6. Si sigues con esa ilusión y esas ganas, seguirás siendo mi profe ideal.

  7. Y déjame que piense que estas cerca de ser la “profe ideal”, o simplemente una gran persona humana. 🙂

  8. “…ese frío tan delicioso, con los arbolitos asomándose por mis ventanas, con mis libros y experimentos a punto de enseñar.”

    ¿Es una alegoría por el ambiente de tu trabajo, tus alumnos, su futuro y tu oficio, en ese orden? Porque si es así, es muy acertada.

  9. Profe ideal, visto desde el ángulo del alumno, es el que pasados muchísimos años, habiendo vivido mucho, seguimos recordando con un afecto especial que posiblemente en su día no percibimos.

    Yo sigo recordando a algunos de mis mejores “maestros” (me gusta la palabra maestro).

    Segro que todos vosotros sereís recordados por almnos en un futuro.

  10. Hola, me alegra que estés tan entusiasmada con este nuevo proyecto en tu vida, creo que ya merecias un cambio.
    Y lo de profe ideal creo que para que te recuerden en un futuro ( al 25avo aniversario de la promo) debes apuntar a ser maestra, son esos los que yo recuerdo siempre. Los que dejaron huella en nuestro ser fueron MAESTROS.

  11. Qué bien Marce, te cuento que con solo leerlo, se me viene a la mente esos momentos de escuela, colegio, de universidad; donde se me ponía la piel de gallina cuando iniciaba la clase con aquel KISS o MENUDO del conocimiento, aquel ídolo que nos enseñaba con gusto. Enseñar no era su trabajo, era su pasión. Aquella pasión que marcó nuestras vidas. Considero que si existe el profe ideal, es aquel que forja día a día destinos, regalando comprensión más que conocimiento, realidades más que modelos ficticio; es aquel que se monta en la película de enseñar con un solo objetivo, quedarse en la memoria (de aquellos que en su momento solo recibían “conocimiento”) para nunca ser olvidado, ser recordado como aquel constructor de pensamiento, constructor de sueños, profesor ideal.

  12. Barrenado: Yo le pongo ganas a todo, todavía más, si es algo que me gusta.

    Daniel: Muchas gracias, 🙂

    Arturo: Exacto!!!!

    Ernesto: No espero tanto ser recordada en un futuro, pero si que ellos tengan un mejor futuro. Aunque me he encontrado con estudiantes de años atrás que todavía me recuerdan.

    Soy yo: Ya me has visto la cara cada vez que hablo de ello, no puedo dejar de sonreir… ya mis alumnos me lo hicieron saber también.

    JFPS: Hago lo que hago con mucha pasión, como todo lo demás… ya me conoces. Gracias por pasar.

  13. quiero leer más de este blog.
    ¿Qué pasó con su autora?
    ¿Desapareció entre el mar de alumnos?
    Exigimos su pronta reaparición

  14. De uno de los miradores

    …y luego debajo del pupitre no se encuentran las piernas de la profe?, dirìa aquel niño que fui hace tan solo 12 años… y es que aquella profe no sedujo mi ser, mi esencia, mi existir?… podrìa pensar eso ahora…sin embargo, debere exaltar tu escrito, tan humilde, tan sencillo y elocuente, algunas cosas de èl, parecen atractivas,pues, que maestra eres cuando piensas en èste tan rebuscado futuro de los estudiantes, debere enarbolar ese deseo de ser la “profe ideal”.
    tajalapiz y quiero dormir te han exaltado y al igual que ellos comparto sus apreaciones, empero ,sera necesario recordar que los estudiantes, los diferentes, valen por eso, por serlo, sin ellos no tendria razon de ser la individualidad, la critica, la inconformidad,es decir, aquellos y aquellas chicas consiguen eso que muchos no, en la homogeneidad, la estandarizaciòn… dirìa profe ideal cuando se disfruta de la heterogenidad, cuando se rie de los diferentes, de los que no son, aquellos que no pertenecen a la norma, en fin, felicitaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s