El capricho de la tajada

Soy sensible,  a veces pienso que en extremo, pero tampoco es así.  Me ha pasado continuamente que me dejo llevar por los sentimientos fácilmente y que si no lo digo exploto;  de ahí mi empeño en escribir, una opción viable para los que no siempre tenemos con quien hablar o simplemente no queremos cansar.


 
   Siempre me he definido, o más bien, me gusta definirme, como una mujer seria, fuerte, con convicciones y con aspiraciones.  Me gusta la sencillez y la simplicidad de las cosas, soy abierta, sincera, honesta, descomplicada y risueña.    Me gusta transitar por las calles del centro, sentarme en un parque a tomar cerveza mientras pasa la gente que observo detalladamente y conversar, lo único que me hace levantarme de allí es el afán de buscar un baño después de tres cervezas que halla tomado.  No se con exactitud cómo me ven los demás, yo sólo me veo así sin más ni más.
  Reconozco que los tropiezos de mi vida son más del asunto del corazón y que por ellos a veces he sentido que pierdo la razón.  Sin embargo aprendí a reconocer los momentos de debilidad y a llevarlos con dignidad.  Mis amigos y las personas que me conocen en general me dicen que yo hablo mucho, quizá poseo una necesidad enorme de expresarme, porque hasta en mi mente sostengo diálogos conmigo misma.

  Mis momentos de debilidad suceden ahora cuando me siento sola,  mas no cuando no lo estoy.  Siempre he considerado que sentirle sola es muy distinto a estar sola.  Cuando de ella, la soledad, me refiero exactamente a mi soledad sentimental, pues aún no he encontrado el sapo que se vuelva príncipe y me lleve consigo a perseguir un sueño, se acentúa con mayor fuerza, me dan ganas de volver a una partecita de mi pasado y comenzar otra vez.  Despertando de ese sueño, aclaro que de niña no me leyeron cuentos de príncipes y princesas, me siento como el título de una película: Mujer soltera busca…  quizá porque el que busca encuentra, pero yo no busco, entonces no encuentro.

    Los silogismos en mi vida, hipotéticos o no, han sido parte de ella desde que tengo uso de razón, de la misma manera de lo que es mi mal genio.  A mi cuentan una anécdota que me parece chistosa, pero que al mismo tiempo, explica muchas cosas.   Pues les cuento que a mi me encantan las tajadas de plátano maduro.  Una vez me sentaron en mi butaca a comerme un plato de arroz y unas cuantas tajadas de maduro; me sentía feliz con ese plato de comida, para mi exquisito, comiendo una a una mis tajadas.  De repente, mi abuela se acerca y saca de mi plato una de ellas para metérsela en su boca, empecé a gritar y a llorar cual bebé, y con toda razón, pues solo tenía dulces y tiernos 4 años de existencia.  Tal fue el susto de todos los demás, que mi mamá no tuvo mas remedio que hacerme mas tajadas de maduro. 

   Cualquiera podría decir que el capricho por una tajada de maduro es pasajero, mas no para mí.  Es decir, esa tajada poco importa ya, sino el hecho.  O sea que he demostrado ser irascible, egoísta y caprichosa desde que tenía cuatro años, defectos que poco a poco he tratado de menguar.


   Muchas cosas han pasado ya desde el incidente de la tajada.  Ahora cuando pierdo las cosas sueño con ellas, sueño que las encuentro, pero al despertar vuelvo a la dura realidad.  En muchas cosas me digo que lo perdido, perdido está y que ya no vale la pena hacer el esfuerzo de encontrarlo, mas si ha sido hurtado de frente o a tus espaldas, pero hurtado al fin y al cabo.  Muchas otras cosas no son hurtadas, o mejor, debería decir, muchas personas no son hurtadas, es más, las personas no se hurtan, ellas se van solitas y no queda mas remedio que dejarlas partir y olvidar.

Anuncios

4 Respuestas a “El capricho de la tajada

  1. Hola Marcela dejame que te cuente…
    EL DON DE LA SENSIBILIDAD: LAS PERSONAS ALTAMENTE Sensible (autor: ELAINE ARON)

    Resumen del libro:
    Muchos de los grandes artistas y pensadores de la historia de todos los tiempos fueron personas altamente sensibles (PAS). En la actualidad, una de cada cinco personas nace con una elevada sensibilidad. Éste es el primer libro que el ayudará a descubrir y comprender este don de la personalidad en usted mismo y que le mostrará cómo obtener el máximo partido de él. Combinando una sólida investigación con la experiencia clínica acumulada durante muchos años, la doctora Aron ofrece tests de autoevaluación, estudios de casos reales, testimonios, consejos prácticos y reflexiones sobre el universo de las personas altamente sensibles y su contribución al desarrollo humano y tecnológico de la humanidad.

  2. …Y te sigo contando…
    arriba era el tema de neurologia, por genetica hay personas que son Altamentes Sensibles. y ahora te hablo desde el corazón.

    Altamente sensibles, yo también pienso mucho tengo conversaciones con mi mismo, no eres un bicho raro. Cuando abro los ojos la segunda persona que veo eres tú porque la primera soy YO.

    Siempre estoy pensando y teniendo emociones y sentimientos, SOY SENSIBLE A MI-MISMO,cuando hablo con alguien los gestos, miradas el tono de voz, las percibo claramente, si esta triste o alegre aunque disimile percibo sus emociones y generan emociones en “Mi”, el umbral para percibir es bajo, a diferencia de otros que parecen que como corazón tienen un roca y no perciben nada.

    Lo bueno es evidente, vivir la vida con mas intensidad.

    Lo malo que tantas emociones, saturan el cerebro y no puedo estar de fiesta en fiesta, y de persona en persona, por eso soy un persona sencilla, muchas veces busco tranquilidad y un poco de soledad para “Hacer la Rosa de los vientos”.

    Pero mucha soledad me abruma, las relaciones sentimentales también inundan mi corazón, tanto por su presencia como por su ausencia, la vida sabe mejor cuando oyes un sincero “te quiero”, cosas de ser sensible. Mientras llegan o vuelven esas palabras, hay que tener animo y intentar ser alegre, si estas con cara triste ¿quien se va a enamorar de una cara triste?

    Saber manejar y dejar “FLUIR LA SENSIBILIDAD” tener “EL VALOR DE SER SENSIBLE”, me a echo mejorar como persona, antes me sentía como gallina en corral ajeno, no entendía a las otras personas “tan frías” desde mi forma de SER.

    De esta manera, evitas lo que has dicho -“me dejo llevar por los sentimientos fácilmente y que si no lo digo exploto”

    Espesar a escribir no a sido el principio, es el final de un proceso que me e aceptado como soy, y mi blog refleja estoy y lo mejor.
    ¡¡Me gusto como soy!! y ahora e aprendido a ¡¡Disfrutar como soy!!
    Así que te digo de todo corazón:
    ¡¡Animo!! que somos pocos pero valientes.

  3. La soledad es como la caca, cada cierto tiempo hay que vivirla, amarla y disfrutarla .. y claro también expulsarla

  4. Bueno, pero de eso, hace rato ya… llegará el momento en que me vuelvo a cargar, la viva, la ame, la disfrute y vuelva a expulsarla… como hago cada mañana… bienvenido!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s